viernes, 7 de enero de 2011

Heridas, quemaduras, hematomas y llagas, enuresis nocturna en niños.


CORAZONCILLO O HIPERICO (Hypericum perforatum)

También llamada Hierba de San Juan.

Hay una curiosa leyenda ligada a esta planta, en la Edad Media, se quemaba en las casas en las que se creía que se había instalado el diablo para ahuyentarlo.

Es común en toda Europa y el norte de Asia, Africa y América.

Se utiliza la sumidad florida.

Sus principios activos son: aceites esenciales que contiene α-pineno (carburo sesquiterpenico), derivados polifenólicos: ácido cafeico y clorogénico, flavonoides (el principal es el hiperósido, acompañado de rutósido y quercetol), taninos catéquicos (flobafeno).

Además posee también un pigmento rojo, la hipericina del grupo de las antronas que da a la planta propiedades fotosensibilizantes, por lo que mientras se tome, debe evitarse la exposición directa al sol.

El conjunto de todos sus componentes le confieren propiedades sedantes, antidepresivas ligeras, colagogo, antiespasmódico, antiséptico, cicatrizante y astringente.

Las tres últimas propiedades son muy útiles para los tratamientos de heridas, quemaduras, hematomas y llagas, en aplicaciones externas.

En uso interno se utiliza en bronquitis, asma, dispepsias de origen nervioso, congestión hepática, depresiones ligeras, en fragilidad capilar, enuresis nocturna en niños, etc.

Foto: luzdeandromeda.blogspot.com

No hay comentarios:

>