martes, 11 de enero de 2011

ESPINO BLANCO (Crataegus oxyacantha) - Trastornos coronarios


ESPINO BLANCO (Crataegus oxyacantha)

Se emplea la sumidad florida.

Sus principios activos más interesantes son: Sustancias polifenóli-cas, entre ellas destacan las leucoantocianidinas y los flavonoides (el principal es el hiperósido, también posee rutósido, rhamnósido y C-heterósidos: vitexol, saponaretol, orientol e iso-orientol).

Derivados triterpénicos, cuyos principales son los ácidos crataególico, ursólico y oleanólico. 

También contiene esteroles, derivados aminas (etilamina, trimetilamina, isobutil), colina, purinas, aceite esencial (cuyo principal constituyente es el aldehido anísico, que le da su olor agradable).

Es la acción conjunta de todos sus componentes los responsables de sus propiedades cardiotónicas, vasodilatador coronario, antiescleroso, hipotensor ligero, diurético, antiespasmódico y sedante del sistema nervioso simpático y del sistema nervioso central.

Su uso necesariamente prolongado, es totalmente inofensivo, ya que no es una planta tóxica, pues no se acumula en el organismo.

Está especialmente indicada en trastornos del ritmo cardíaco (arritmias, extrasístoles, taquicardias paroxísticas, etc), trastornos cardíacos de origen nervioso (palpitaciones, dolores anginosos, etc), coronariopatías, arteriosclerosis, espasmos vasculares, vértigos, prevención de trastornos coronarios, etc.

No hay comentarios:

>