lunes, 27 de diciembre de 2010

Consejos para comprar una cinta de correr - Sobrepeso, obesidad


Opciones de cintas de correr que son seguras si se tiene sobrepeso extremo u obesidad.
Mucha gente quiere quemar calorías y perder peso, pero quiere evitar la inconveniencia de ir al gimnasio todos los días así que la opción que eligen es comprar una cinta de correr porque es la opción más viable para lograr sus objetivos.

El problema es que muchas cintas se diseñan y fabrican para un peso promedio y no para los que tienen más sobrepeso.
En este artículo hablaremos de las consideraciones que una persona con mucho sobrepeso tiene que tener en cuenta a la hora de comprar una cinta de correr.

Busca cintas de correr de uso comercial.
Las cintas que ves en los gimnasios usualmente son diseñadas para estar encendidas y trabajar durante muchas horas y a lo largo del día, y además poseen garantías que cubren o contemplan ese trabajo duro al que están expuestas.
Estamos hablando de cintas con estructuras fuertes que pueden utilizarse por personas que pesan más de 150 kilos.

Suelen ser las cintas más costosas, pero también las más durables y por la que sacarás ventaja de cada euro que inviertas en ella.

Las cintas hogareñas son mucho más económicas.
Esa es una gran manera de determinar si la cinta es para personas con obesidad o mucho sobrepeso.
No decimos que son aparatos de baja calidad, pero sí que no soportan más de 120 o 150 kilos. 
Poseen motores más pequeños, son más angostas y menos fuertes.

Estas cintas tienen un buen desempeño cuando son utilizadas por personas con un peso promedio pero esa perfomance se reduce si se aumenta más peso. Si pesas más de 120 kilos, entonces el peso que soportan, y también la comodidad al subirte a una cinta son puntos obligados a consultar previamente.
Lo que nos lleva a nuestro siguiente punto.

Lo primero que tienes que observar es el límite de peso recomendado por el fabricante. 
Usualmente una cinta de trabajo pesado tiene límites de 170 a 250 kilos.
Este límite de peso sin embargo es determinado según el fabricante y de maneras que desconocemos.
Algunos realizarán pruebas, otros se basarán en la calidad de los materiales, otros en la estructura.
Como sea no deberías pensar en una cinta con un límite de peso muy bajo.
Lo último que quieres es utilizarla un par de semanas y ver cómo se arruina.

Uno de los puntos críticos a revisar es la fuerza del motor, que se mide en caballos de fuerza (HP en inglés).
Por regla general un motor pequeño no es lo más conveniente y debido a la estructura y al peso que deberían soportar el motor tiene que sostener lo que dice el peso máximo, es decir 150, o 200, o 250 kilos, etc.

Manillares o sujetadores.
El último punto que trataremos aquí son los manillares o sujetadores.
Si tienes mucho exceso de peso es razonable que utilicemos la cinta inicialmente para caminar o hacer jogging y es fundamental la seguridad que tengamos disponible.
Por lo tanto un manillar firme que nos permita sujetarnos con confianza es imprescindible.

Si analizas todos los puntos anteriores notarás que las opciones usualmente son las más costosas y que no todas las cintas puede que se ajusten a tus necesidades.
Esto, más allá de ser una contra es la mejor inversión que puedes hacer por tu salud.
El sobrepeso extremo es un tema serio que necesitará nuestra mayor atención y cuidado.
Por lo tanto no dudes en gastar de más por una cinta que es más bien un recurso y una inversión a largo plazo que otra cosa.
Tu salud primero.
Eso, en definitiva es lo que más importa.

No hay comentarios:

>