miércoles, 11 de agosto de 2010

La salud una cuestión de armonía


La salud es el resultado de la armonía entre nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestras emociones
y nuestro espíritu siendo al desequilibro entre esos cuatro aspectos lo que llamamos enfermedad
(aunque sería más correcto llamarlo afección o dolencia).

Dicho esto, debo decir que las causas de las afecciones, dolencias o enfermedades son básicamente de dos tipos: exógenas, es decir, originadas por una causa exterior a nosotros
mismos -virus, parásitos, hongos, bacterias, traumatismos, radiaciones, etc.- y endógenas, o sea, motivadas por conflictos psíquicos o emocionales que terminamos somatizan-do (de soma: cuerpo) o de carácter genético.

Pues bien, hoy sabemos que contra la no tan antigua creencia de que sólo un diez por ciento lilas enfermedades son psicosomáticas lo cierto es que lo son la mayor parte.

Es decir, que se deben a algún conflicto traumático que nos desborda -la muerte de un ser
querido, una disputa familiar fuerte, conflictos en el trabajo, encontrarnos en el paro, etc.- y que no somos capaces de afrontar.

Conflictos que se somatizan o manifiestan en nuestros cuerpos, ora afectando a un órgano, ora a otro.

¿Y por qué le cuento todo esto? Pues por-que debe saber -aunque le cueste aceptarlo-que la
mayoría de quienes tienen un sobrepeso notable -más de 30 o 35 kilos-son personas enfermas... salvo, por supuesto, que sea usted mujer y tenga graves problemas hormonales.

Muchas veces la manifestación física de que una persona no está equilibrada, de que no hay en él
armonía emocional, mental o espiritual por mucho que pueda parecer lo contrario.

Y ahora, puede usted enfadarse y dejar de leer este texto, si es su caso, o asumir el problema y resolverlo.

Pero no de forma temporal sino para siempre.

Y precisamente porque se trata de una cuestión seria le sugiero que intente resolver ese
posible conflicto con sofrosis.

Obvia-mente, la decisión es suya pero en estos casos adelgazar no es una cuestión de estética
sino, a veces de pura supervivencia.

No hay comentarios:

>