jueves, 1 de abril de 2010

Hibisco, Rosa de China, Cardenales, Flor del beso, Pacífico




Hibisco, Rosa de China, Cardenales, Flor del beso, Pacífico

Hibiscus Rosa Sinensis

Esta es una de las plantas de interior más populares de los últimos años. Proviene de China y es bien apreciada por sus flores que, a pesar de no perdurar mucho tiempo (se abren en primavera y verano), en forma de embudo, irregulares y simples o dobles, pueden adquirir colores anaranjados, rosados, blancos, amarillos o rojos.

Las hojas, de color verde oscuro, pueden tener manchas amarillentas y su forma es ovalada.

Pertenece a la familia de las malváceas y alcanza una altura de 40 a 60 centímetros.
Suele colocarse en maceta o jardinera de forma aislada, pero también combina con plantas verdes, en galerías o jardines.

El abonado se realiza de forma semanal, entre los meses de abril a septiembre.

Necesita mucha luz, por lo que el entorno debe ser claro, además de cálido, con temperaturas de 18 a 20ºC en primavera y verano y de 13 a 15ºC durante el invierno.

Los riegos, bastante frecuentes, deben regularse en invierno y asegurarse de que la tierra permanece húmeda en todo momento.

El número de cultivares disponibles se incrementa conforme pasan los años.

El trasplante se suele hacer durante febrero y marzo, utilizando un mantillo permeable y rico en minerales.

En cuanto a la poda, bastará con rebajar el follaje eliminando los tallos leñosos o viejos, además de arrancar los rebrotes que hayan podido crecer desde la misma raíz (denominados sierpes).

El Hibisco florece sobre ramas que han crecido ese mismo año, lo que viene a significar el que una yema da un brote en primavera y tiempo después, da flores ese brote.

Puede ocurrir que las hojas se tornen a una tonalidad amarillenta y terminen callendo. Si esto ocurre, reduciremos los riegos.

Si los brotes del hibisco se caen antes de abrirse, vaporizaremos el follaje con agua (no calcárea) para prevenir un entorno demasiado seco.

Para multiplicarla, será necesario introducir los esquejes (de brotes terminales, no leñosos) en una mezcla compuesta por arena y –en mayor parte- turba.

En cuanto podamos ver las raíces los podremos trasplantar a macetas individuales.

Por último cabe decir que esta planta es bastante sensible a la mosca blanca (aleurodes), a los pulgones, a las cochinillas, a la abeja aserradora de hojas y a la araña roja.


No hay comentarios: