jueves, 29 de abril de 2010

Abedul, fresas y harina de avena para la cuperosis, rosácea


CUPEROSIS - ROSÁCEA
Cocimiento de hojas de abedul

La cuperosis se manifiesta sobre todo en la cara y consiste en la distensión permanente de pequeños vasos sanguíneos superficiales, formando una especie de tela de araña rojiza.

La solución es compleja, pues suele ser hereditaria, pero este remedio con abedul puede atenuarla.

Otras actuaciones útiles son evitar las grasas y los azúcares, así como la exposición a agentes externos como el sol, el frío o los jabones agresivos.

Ingredientes
2 cucharadas de hojas de abedul
¼ litro de agua

Preparación
Hervir las hojas de abedul en el agua durante 5 minutos a fuego lento.

A continuación, dejarlo reposar y enfriar y colarlo.

Uso
Aplicarlo en la zona afectada durante unos 15 minutos con una gasa empapada y escurrida.

CUPEROSIS - ROSÁCEA
Mascarilla de fresas y harina de avena

La cuperosis se manifiesta sobre todo en la cara y consiste en la distensión permanente de pequeños vasos sanguíneos superficiales, formando una especie de tela de araña rojiza.

La solución es compleja, pues suele ser hereditaria, pero este remedio con fresas y harina de avena puede atenuarla.

Otras actuaciones
útiles son evitar las grasas y los azúcares, así como la exposición a agentes externos como el sol, el frío o los jabones agresivos.

Ingredientes
Fresas
Harina de avena

Preparación
Hacer una papilla con ambos ingredientes en la misma proporción.

Uso
Aplicar la mascarilla con un pincel sobre la zona afectada.

No hay comentarios:

>